Blog Honrados Ciudadanos

La mejor manera de emprender es no emprendiendo

Por: Alejandro Estrada

En cuanto tuve la iniciativa de iniciar negocios a propia cuenta, quería emprender en todo.

Llegue a importar cosméticos de saldos de tiendas, compré blusas en la zona 1, intenté vender oro, etc.

Tuve un local comercial en un Mercado de la zona 21, y quebré; otro en Monte María, y quebré; otro en la Aguilar Batres y adivinen que… quebré! Los locales que tenía eran más grandes que lo que tenía en producto, tanto que las personas que llegaban me decían, “que amplio es aquí…» Pero realmente lo que querían decir es, “hay mucho espacio y poca mercadería”.

Entre los emprendimientos, tuve un negocio de vender electrodomésticos de saldos de tiendas, enfocado en los televisores CRT, o de cajón.

Como estos televisores ya no se fabricaban y eran obsoletos, (ya que entraron los televisores plasma), ese negocio tenía una fecha de caducidad, (Algún día se iban a terminar los televisores de cajón) y ya no iba a tener qué vender.

Por otro lado dependía de técnicos que los repararan y si ellos no llegaban simplemente no tenía que vender.

Por mejores ventas que haga, si no tenía televisores reparados no podría salir adelante. (sé que esta duda está, y la tengo que aclarar: no traje televisores de plasma de saldos de tiendas porque arribaban al país con las pantallas rotas, eran muy frágiles, por lo que ya no tenían reparación y eran solo pérdida)

Sabía que necesitaba vender un producto que se pudiera fabricar continuamente para que la venta únicamente dependiese de mí.

Por lo que encontré unas empresas de máquinas y materia prima que me podían surtir.

Pero lógicamente no se vendió de la noche a la mañana, habría que abrir el mercado, y, mientras tanto, tenía que mantener mis gastos fijos, así que tuve que seguir vendiendo televisores, y eso me mantenía, mientras las ventas de máquinas y materia prima cobraron fuerza.

Al final fue pasar de un emprendimiento a otro, y fue sumamente difícil.
Es por eso que hago alusión al título de este párrafo, La mejor forma de emprender, es no emprendiendo… no emprendiendo sin tener algo que nos mantenga nuestros gastos fijos.

¿Qué quiero decir con eso? Que mantengamos nuestro trabajo como empleados, aprendiendo de la empresa en donde estemos; que los errores que cometamos no caigan a nuestra bolsa, y por otro lado que emprendemos periféricamente, y así nuestros pasivos o gastos fijos, corren por cuenta de nuestro trabajo como empleados.

Mientras tanto con la Ayuda de Dios, con mucho esfuerzo y dedicación, nuestra propia empresa toma fuerzas, y cuando ya esté más desarrollada y creamos que ya podemos manejarla y podamos vivir de ella entonces renunciamos y somos empresarios.

Por supuesto esto es mucho más complejo de lo que puedo explicar en estas palabras, espero que haya logrado transmitir la idea. Bienvenidos a la guerra!!

Comment here